Andrés Vesalio: Anatomista renaciente y médico de los Austrias mayores

Tal día como hoy, 31 de dieciembre, se conmemora el V Centenario del nacimiento de Andrés Vesalio –Andries van Wessel- en Bruselas (1514-1564). Este insigne cirujano y anatomista, a la par que destacado médico de cámara del emperador Carlos V y de su hijo, Felipe II, ha sido siempre reconocido por los historiadores de la ciencia médica como el fundador de la anatomía moderna, de la mano de su revolucionaria praxis personal, plasmada textual y gráficamente en su obra cumbre De humani corporis fabrica libri septem (1543).

Retrato de Vesalio a la edad de 28 años, mostrado los músculos y tendones del brazo de un cadáver con un aforismo de Celso “Ocyus, jucunde et tuto” (seguro, rápido y grato)
Retrato de Vesalio a la edad de 28 años, mostrado los músculos y tendones del brazo de un cadáver con un aforismo de Celso “Ocyus, jucunde et tuto” (seguro, rápido y grato)

Andries van Wessel pertenecía ya a una reputada dinastía de médicos personales de los Habsburgo: Su padre Andries era el boticario de Carlos V, mientras que su abuelo Everard fue médico personal del emperador Maximiliano, no era raro por tanto que el joven Andrés siguiera la tradición familiar.

Andrés Vesalio recibirá las primeras letras en la Escuela de los Hermanos de la Vida Común de Bruselas -organización religiosa vinculada a la devotio moderna-. Allí comenzará a interesarse por las obras científicas de San Alberto Magno, además de contar como compañero de estudios con Antoine Perrenot, futuro Cardenal Granvela, quien será más tarde valedor suyo ante el emperador. Hacia 1531 acude a cursar artes al Colegio Trilingüe -de latín, griego y hebreo- de la Universidad de Lovaina. Seguro ya de inclinarse por los estudios de medicina, marchará a la Universidad de París (1533), en donde tendrá como profesores a Johann Günther von Andernach, Jacques Dubois (Jacobus Sylvius) y Jean Fernel, galenistas que le inician en el campo de la anatomía humana. Allí coincidirá con los españoles Andrés Laguna y Miguel Servet, y no dudará a la hora de adquirir para sus prácticas huesos de cadáveres del Cementerio de Los inocentes. La guerra entre Francisco I de Francia y Carlos V le obligará a continuar con sus estudios médicos en Lovaina y en la prestigiosa Universidad de Padua, en la cual obtiene finalmente los títulos de doctor (5 diciembre 1537) y explicator chirurgiae. Durante esos años dará clase en las universidades de Padua, Bolonia y Pisa.

Las enseñanzas médico-quirúrgicas de Vesalio y la reacción de sus opuestos galenistas

La anatomía pre-vesaliana estaba asentada en una amalgama de tradiciones: las latinas de Hipócrates, las arabizadas de Galeno de Pérgamo y el Canon de Avicena. Entre sus representantes contamos por ejemplo con Johannes de Ketham, Nicolo Leoniceno, Leonardo da Vinci –quien ya aunaba ciencia y arte en la representación anatómica, como pone de manifiesto el Códice Windsor– y Mondino dei Luzzi, entre otros muchos.

Andrés Vesalio, gracias a la experiencia cognitiva de sus prácticas de disección, había comenzado a cuestionar las teorías anatómicas vigentes hasta entonces al achacar, por un lado, la pérdida de habilidades exploratorias de sus médicos coetáneos: Éstos se habían convertido en meros “patólogos teóricos”, al haber delegado la crucial exploración fisio-patológica del enfermo y del cadáver en manos de subalternos de puntero y barberos con navaja, mientras que ellos dictaban la lección humanística heredada desde lo alto de la cátedra.

U/10657 Mondino dei Luzzi.  Anothomia Mundini (1520) http://bdh.bne.es/bnesearch/detalle/bdh0000089924
U/10657 Mondino dei Luzzi. Anothomia Mundini (1520)

Por otra parte, Vesalio reprochará a Galeno el hecho de que diseccionara monos de la Berbería y otros animales en lugar de seres humanos. Denunciará por ejemplo los errores de aquél, de Mondino dei Luzzi y de Aristóteles sobre las válvulas del corazón. Jacobus Sylvius, su antiguo maestro en París, reaccionará encolerizado llamándole “vesanus” (loco).

En su obra cumbre Fabrica Vesalio concibe el cuerpo humano como un sistema o edificio sustentado por la estructura ósea (primer libro), unida por ligamentos y músculos (2º libro), así como por arterias, venas y nervios (libros 3º y 4º). Los libros 5º, 6º y 7º están dedicados a las cavidades abdominal, torácica y encefálica. La obra le fue dedicada al emperador Carlos V, como podemos comprobar en una epístola introductoria, cuya inicial “Q” historiada alberga la disección de un lechón a manos de un grupo de expertos erotes.

Epistola dedicatoria a Carlos V
Epistola dedicatoria a Carlos V

Su Epítome -una versión abreviada de la Fabrica para los alumnos- le será dedicada al regio hijo de aquél, Felipe II de España. Los excepcionales grabados xilográficos de la Fabrica fueron realizados por Jan Steven Van Calcar, seguidor de Tiziano, mientras que el texto tipográfico fue compuesto por el experto impresor de Basilea Iohannes Oporinus.

Fronstispicio de la Fabrica
Fronstispicio de la Fabrica

Comentamos a continuación el fundamental frontispicio grabado de la Fabrica. En un anfiteatro anatómico de arquitectura palladiana se ha dispuesto un graderío de madera atestado de alumnos para presenciar la disección que un cirujano ¿acaso Vesalio? está practicando al cadáver de una mujer. Un esqueleto con guadaña preside la escena. Dos barberos desconsolados son representados bajo la mesa de operaciones navaja en mano, a la vez que un perro y un mono de raigambre galénica contemplan distantes y más bien tensos la escena. En lo alto, sendos erotes sostienen el blasón parlante de Vesalio –Las tres comadrejas blancas pasantes sobre fondo negro-. En el cuerpo arquitectónico superior, un joven y un viejo enmarcan la marca tipográfica de Johannes Oporinus de Basilea.

Vesalio médico en la Corte de los Austrias

 La fama adquirida por Vesalio y su historial familiar hacen que sea llamado a Bruselas (1544) como médico de cámara de Carlos V, donde casará con Anne Van Hamme, hija del presidente de la Cámara de Comercio de Bruselas. Tras años de servicio como médico de familia y de campaña, y por influencia de Granvela, es nombrado Conde Palatino (21 abril 1556), lo que le confería numerosos privilegios y prerrogativas, como la confirmación de su blasón por ley imperial, la inmunidad ante las leyes y derechos de las ciudades, el salvoconducto, la posibilidad de nombrar notarios, contadores y jueces ordinarios, el poder de promover doctores universitarios, -médicos incluidos-, así como la exención de impuestos para él y sus descendientes legítimos y la especial protección del emperador. En 1559 será llamado hasta la corte francesa para tratar la mortal herida por lanza de torneo del rey Enrique II, pero sólo podrá limpiar de astillas las graves heridas de su cabeza y mitigar la agonía hasta su fatal desenlace.

Tras la abdicación definitiva de Carlos V (1558) pasó al servicio de Felipe II, trasladándose a su Corte en España, y dedicándose también a la atención de los súbditos holandeses. En 1561 responde con amabilidad y aceptación a las críticas vertidas desde Padua por un discípulo metodológico suyo, Gabrielle Falloppio. En la primavera de 1562, y a consecuencia de una caída por las escaleras, el príncipe Carlos sufrirá un traumatismo craneoencefálico, Vesalio se une entonces al grupo de médicos que lo tratan -los doctores Cristóbal de Vega, Diego Olivares y el cirujano Dionisio Daza Chacón, entre otros- practicándole al paciente una trepanación que a la postre será crucial para sanarlo.

Las circunstancias de la muerte de Vesalio permanecen aún sin aclarar. Siguiendo a Justo Hernández González, “en 1564, Vesalio peregrina a Tierra Santa desde España. En contra de lo que han aventurado varias leyendas —como su condena a muerte por la Inquisición, por haber disecado inadvertidamente a un personaje de la nobleza todavía vivo, pena que el Rey conmutó por su viaje a Tierra Santa— el periplo fue aprobado por el Rey, aunque no se sabe si Vesalio quería regresar a España -por las envidias generadas por la intervención del príncipe, o bien pensaba quedarse con la vacante dejada por Falloppio en Padua-. Después de una escala en Venecia, zarpó en marzo hacia Tierra Santa vía Chipre. No se sabe cuándo se inició el viaje de vuelta, pero, en cualquier caso, su barco fue detenido por una gran tormenta. Después de muchas dificultades, alcanzó en octubre la isla de Zante (al noroeste del Peloponeso), donde Vesalio murió y fue enterrado en un lugar no identificado”. Según José Barón Fernández se cree que posteriormente su cuerpo sería sepultado en la Iglesia de Santa Maria delle Grazie de Zante.

La profunda influencia de los estudios anatómicos de Vesalio asoma por ejemplo en sus seguidores hispanos como Juan Valverde de Amusco, pasando por el conocido lienzo de Rembrandt Lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, hasta las morbosas ceras anatómicas de los museos de anatomía normal y patológica y las asépticas radiografías y ecografías de hoy en día. Late aún algo de nuestro protagonista en populares series televisivas, que todavía juegan con el nombre de un moderno manual anatómico.

Manuel Pérez Rodríguez. Biblioteca Digital Hispánica

Bibliografía

BARCAT, J.A. Andrés Vesalio, el genio meteórico. En MEDICINA (Buenos Aires) 2014; 74: 333-336. http://www.medicinabuenosaires.com/revistas/vol74-14/n4/333-336-Med4-Editorial%20Vesalio-web.pdf

BARCIA Goyanes, J. J., El mito de Vesalio, Valencia, Universidad, 1994.

BARÓN Fernández, J. Andrés Vesalio. Su vida y su obra, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1970.

HERNÁNDEZ González, J. Andrés Vesalio. Anatomista, cirujano y médico de cámara del Carlos V y Felipe II.Centro de Estudios Biográficos. RAH. http://blgrah.rah.es/2014/02/26/andres-vesalio-anatomista-cirujano-y-medico-de-camara-del-carlos-v-y-felipe-ii/

LYNN, Mary. Vesalius and the Body Metaphor. The Public Domain Review http://publicdomainreview.org/2013/04/18/vesalius-and-the-body-metaphor/

PUERTA, J. L. Andrés Vesalio: la reconciliación de la mano con el cerebro. Ars medica. Revista de humanidades, ISSN-e 1579-8607, Vol. 3, Nº. 1 (JUN), 2004 , págs. 74-95 http://www.dendramedica.es/revista/v3n1/Andres_Vesalio_la_reconciliacion_de_la_mano_con_el_cerebro.pdf

ROMERO Reverón, R. Andreas Vesalius (1514-1564). Fundador de la Anatomía Humana Moderna. Int. J. Morphol., 25(4):847-850, 2007. http://www.scielo.cl/pdf/ijmorphol/v25n4/art26.pdf

SCHUMACHER, Gert-Horst. Theatrum Anatomicum in History and Today. Int. J. Morphol. [online]. 2007, vol.25, n.1, pp. 15-32. ISSN 0717-9502. http://www.scielo.cl/pdf/ijmorphol/v25n1/art02.pdf

SEMINARIO De Humani Corporis Fabrica di Andrea Vesalio. L’uomo visibile da “allora” a “oggi”. Azienda Ospedaliero–Universitaria di Ferrara “Arcispedale S. Anna” – Unità Organizzativa Formazione e Aggiornamento – Biblioteca di Scienze della Salute. http://ibc.regione.emilia-romagna.it/appuntamenti/archivio-appuntamenti/2013/a-cona-ferrara-il-seminario-201cde-humani-corporis-fabrica-di-andrea-vesalio-l2019uomo-visibile-da-allora-a-oggi

Originalmente publicado en el Blog de la BNE, el 15 de octubre, día de la muerte de Vesalio en la isla griega de Zante (1564).

Anuncios

Demasiada pasión por lo suyo

Todos nos dedicamos en mayor o menor medida a acumular, entre otros objetos preciados, libros, discos, películas y demás documentos de utilidad o divertimento. El problema llega cuando la afición, o bien deriva en trastorno (no confundir con el injustamente atribuido a Diógenes de Sinope) o, por infortunio, nos cuesta la propia vida. Dice el escritor y traductor francés Jacques Bonnet (Bibliotecas llenas de fantasmas, Anagrama, 2010):

[…] “Sólo la pared de mi dormitorio en la que se encuentra la cabecera de la cama ha quedado siempre libre [de libros] debido a un viejo trauma: me enteré, hace muchos años, de las circunstancias en las que murió el compositor Charles-Valentin Alkan, apodado el “Berlioz del piano”; lo encontraron muerto el 30 de marzo de 1888; aplastado por su biblioteca. Cada hermandad tiene su santo mártir y el mayor de los Alkan, pianista virtuoso admirado por Liszt y que heredó los alumnos de Chopin a su muerte, es sin duda el de los locos por las bibliotecas”.

Charles-Valentin Alkan

Por estos motivos, cuidadín con el cálculo de estructuras en estanterías porque la gravedad o la tontuna nos pueden pasar factura.

El bibliómano revisitado

Los bibliómanos son tan antiguos y variopintos como la propia Historia del libro pero, haberlos haylos, que dan mucho juego…

“Vivía, no hace mucho tiempo, en una callejuela estrecha y umbría de Barcelona, uno de esos hombres de rostro demacrado, de mirada turbia y reconcentrada; personaje de condición satánica y desconcertante como aquellos a quienes daba vida, en sus desvaríos, Hoffmann, el autor de los célebres Cuentos fantásticos. Tal era Vicente, el librero.

"el librero asesino"Tenía nuestro hombre, treinta años, pero ya parecía viejo y rendido; alto de estatura, caminaba con la cabeza gacha, como un anciano. Tenía el pelo blanco y muy largo, las manos fuertes y nervudas, secas y llenas de arrugas, e iba miserablemente vestido, con rpa siempre andrajosa. Con su aire torpe, el paso dificultoso, las facciones inexpresivas, feo, triste e incluso insignificante, se le veía salir a la calle muy pocas veces. Únicamente salía de su guarida los días en que habia encante de libros raros o de otro modo curiosos. Entonces ya no era el mismo hombre indolente y receloso. Sus ojos se animaban, su rostro se llenaba de alegría, corría, trotaba, se mostraba impaciente y apenas conseguía disimular sus afanes, sus inquietudes, sus decepciones. Y regresaba a su casa jadeando, excitado, desconcertado, a contemplar a escondidas el libro que tanto había deseado obtener y entonces parecía querer devorarlo con la vista, acariciándolo como hace un avaro con su tesoro, un padre con su hija amada o un rey con la corona que teme perder” […]

(Ramón Miquel i Planas. La leyenda del librero asesino de Barcelona)

Así comienza La leyenda del librero asesino de Barcelona re-elaborada por el erudito y bibliófilo barcelonés Ramón Miquel i Planas y que, en la coqueta y reciente edición ilustrada de José J. de Olañeta, precede a Bibliomanía, versión a su vez que hiciera un joven Gustave Flaubert del relato gótico El bibliómano del escritor romántico Charles Nodier. De esta última obra extraemos aquí este epitafio burlesco:

Aquí yace
bajo su encuadernación en madera,
un ejemplar in-folio
de la mejor edición
del hombre.

Escrito en la prosa de la Edad de Oro
que ya no comprende nadie.
Hoy es, tan solo,
un libro viejo,
marchito,
defectuoso,
incompleto,
con la portada deshecha,
picado de polilla
y muy manchado de moho.

No es dable esperar para él
los honores tardíos
e inútiles
de la reimpresión.

(Charles Nodier, El bibliómano)

Si se desea profundizar en la bibliomanía (y el estrecho margen que la separa de la bibliofilia) recomendamos la lectura de la obra de Francisco Mendoza Díaz Maroto, La pasión por los libros: Un acercamiento a la bibliofilia (Espasa, 2006) si bien con cierta distancia.

Bibliotecario macabro, bibliotecario gótico

El otoño sobrevenido nos anuncia temporada de hojas secas, setas y castañas, así como días más cortos y oscuros que invitan al recogimiento hogareño con un buen libro. Por añadidura, se acerca la fecha señalada para recordar a nuestros fallecidos, el día de todos los santos, que es  también la festividad del “truco o trato” norteamericano y de las “calaveras y ofrendas” del folklore mexicano. Ambas culturas se encuentran cada vez más extendidas por estos lares en esta época de globalización que nos ha tocado vivir.

Y es que lo macabro y lo monstruoso nos aterra y fascina a partes iguales, véase si no el revival zombie que aún colea. Remontándonos en el tiempo podemos citar las chocantes iglesias barrocas, cuyos interiores son decorados a base de huesos procedentes de sus osarios. Por poner otro ejemplo más propio del libro bajomedieval, traigo a colación los Ars Moriendi, que no eran sino tratados destinados a  la preparación cristiana del moribundo ante la muerte. Por otro lado, en las Danzas de la muerte coetáneas la resignación cristiana deja paso a un temor más mundano a perder los bienes materiales, al testimonio de la fugacidad de la vida (vanitas) y al memento mori ante el ineludible triunfo de la “negra señora”, que no hace distingo entre género, hábito ni condición social.

Grande danse macabre, por Mathias Huss, Lyon, 1499. (British Library IB/41735)

Grande danse macabre des hommes et des femmes hystoriée et augmentée de bealux dietz en latin. Lyon, 1568.

Como vemos, ni el cajista que compone la forma, ni el batidor con sus balas de tinta, ni el torculator que manipula la prensa, ni el estacionario que vende los libros se han de librar de ella…

Pero no nos equivoquemos, en este “gótico” post no vamos a tratar de presuntos  godos o germanos, ni de aquéllos que hicieron uso de angulosas letras góticas bajo apuntadas ojivas, sino de los seguidores de Edgar Allan Poe, y del más moderno Tim Burton, que rondan estos días como fuegos fatuos los alrededores del Museo Romántico para asistir a la Semana Gótica de Madrid.

La SGM (en su ya 3ª edición) nos brinda la posibilidad de disfrutar de un sugerente programa  de conferencias, mesas redondas, presentaciones, muestras y conciertos  que harán las delicias de los amantes de la cultura gótica urbana, de la novela gótica y del horror film por igual.

No podemos irnos sin enlazar el especial terror del programa literario Página 2 que RTVE emitió por estas fechas.

Esto era todo. Si habéis disfrutado con esta pequeña travesura bloguera, seguro que sabréis sacarle provecho a esta modesta lista de recursos -extraídos la mayoría del  Portal de Novela Gótica, creado y mantenido por la investigadora y filóloga Miriam López Santos– a añadir a los enlaces que yacen diseminados por este post:

–          International Gothic Association (IGA)

–          University of Stirling_”MLitt in The Gothic Imagination”

–          Manchester University Press journals ”Gothic Studies”

–      LÓPEZ  SANTOS, Miriam. “El género gótico. ¿Génesis de la literatura fantástica?“. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes  (en línea)  http://bib.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/p370/07031618769625384197857/p0000001.htm#I_0_ [Consulta 24 de octubre de 2011].

–          Editorial Valdemar. Gótica

–          Editorial Siruela

–          IMDb Entry on Best/Worst “Horror” Titles

Manuel Pérez Rodríguez. Biblioteca Digital Hispánica.

[Hay una versión “alfa” de esta “beta” permanente  publicada en el Blog de la BNE]

Las cubiertas de los libros cobran vida

Todo comenzó cuando el cineasta Spike Jonze (Cómo ser John Malkovich, Donde habitan los monstruos) se juntó con la diseñadora de bolsos Olympia Le-Tan y le pidió que crease un guardian entre el centeno bordado para su pared. Olympia le pidio a cambio que pudiera colaborar en una película suya. Y así Jonze y Le-Tan, junto con el director francés Simon Cahn, pasaron seis meses escribiendo un guión y animando 3.000 piezas de fieltro cortadas por la propia Le-Tan. El resultado es Mourir auprès de toi (Morir a tu lado) [hacer click en el enlace para verlo completo y con calidad], un corto en stop motion que transcurre dentro de la famosa librería parisina Shakespeare and Company y narra cómo un esqueleto, su amante y algunas cubiertas de libros famosos cobran vida. 

Aquí os enlazo además el making of:

Vía http://www.openculture.com