En un agujero en el suelo… Los manuscritos de Tolkien y sus bibliotecas custodias

EN UN AGUJERO EN EL SUELO, VIVÍA UN HOBBIT. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco un agujero seco, desnudo y arenoso, sin nada en que sentarse o que comer: era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad”.

El Hobbit, J. R. R. Tolkien (1937)

La Raynor Memorial Library (Marquette University, Milwaukee, Winsconsin) alberga los manuscritos originales -y varios borradores del trabajo- del célebre escritor John Ronald Reuel Tolkien (1892-1973), quien también fuera profesor de Inglés Antiguo y Medio y de Literatura en la Universidad de Oxford (1925-1959).

TOLKIEN
Tolkien by John Wyatt. 1968.                Anagrama y firma de J.R.R. Tolkien

Hablamos ni más ni menos que de tres de sus libros más universales, El Hobbit (1937), de 1.048 hojas (1.586 páginas), Egidio el granjero de Ham (1949) y El Señor de los Anillos (1954-1955) de 7.125 hojas (9.250 páginas). Además de los manuscritos y borradores, llenos de glosas y anotaciones marginales del autor, la colección tolkiniana incluye además libros “de y sobre” Tolkien, publicaciones periódicas, grabaciones de audio y vídeo, y una gran cantidad de materiales inéditos y publicados relacionados con la vida y los relatos fantásticos de J.R.R. Tolkien.

Los manuscritos de Tolkien llegaron a Marquette (1957-1958) gracias a la visionaria compra de originales -por unos 5000$ de la época- efectuada a cargo de su director de biblioteca, William B. Ready (1914-1981). Éste supo ver antes que nadie el enorme potencial de El Señor de los Anillos poco después de su publicación, mucho antes de que la obra y su autor se volvieran populares.

A través del Tolkien Estate los herederos de J.R.R. Tolkien se reservan los derechos literarios y de autor de los manuscritos. Estos documentos pueden ser reproducidos o publicados sólo con su permiso por escrito. Los manuscritos de Marquette fueron microfilmados en 1983 y, para proteger la integridad física de los originales, a los investigadores se les permite consultar sólo las copias en microfilm. Habrá que esperar pues los 70 años de rigor desde la muerte del profesor Tolkien (+1973) para que la magia blanca del “dominio público” rompa el hechizo del copyright y puedan ser admirados por todos digitalizados en línea en algún formato de biblioteca digital.

Otros documentos personales y académicos de Tolkien, así como los manuscritos literarios de El Silmarillion y Hoja de Niggle, se encuentran en la Bodleian Library de la Universidad de Oxford.

En octubre de 1936, J.R.R. Tolkien hizo entrega a su editor del borrador de lo que se convertiría en uno de los libros de fantasía más célebres de todos los tiempos. En septiembre del año siguiente El Hobbit hizo su aparición con 20 o más dibujos, 2 mapas y una acuarela originales del propio Tolkien.

Smaug el Dorado sobrevuela la Montaña Solitaria. Ilustración original de J.R.R. Tolkien para El Hobbit
Smaug el Dorado sobrevuela la Montaña Solitaria. Ilustración original de J.R.R. Tolkien para El Hobbit

Pero resulta que el autor había creado más de un centenar de ilustraciones, halladas entre sus papeles, ahora digitalizados por las Bibliotecas Bodleian y Marquette, y recientemente publicados para conmemorar el 75 aniversario en El Arte de El Hobbit: un magnífico volumen con 110 ilustraciones inéditas a lápiz, tinta o acuarela. Se trata pues de una buena contribución a los proyectos de digitalización de Humanidades y un pedazo más de valor incalculable para reconstruir la Historia de la Literatura británica y mundial.

Manuel Pérez Rodríguez

Biblioteca Digital Hispánica

Original también publicado el día de nacimiento del profesor en el Blog de la BNE

Si queréis saber más sobre Tolkien y sus manuscritos podéis acceder a distintas charlas organizadas por las Raynor Memorial Libraries de Marquette.

Anuncios

¿Escribas-archiveros trasgos? Con Peter Jackson es posible

¿QUIÉNES SON ESTAS MISERABLES PERSONAS? – dijo el Gran Trasgo.

– ¡Enanos, y esto! – dijo uno de los captores, tirando de la cadena de Bilbo de tal modo que el hobbit cayó delante de rodillas -. Los encontramos refugiados en nuestro Porche principal.

– ¿Qué pretendíais? – dijo el Gran Trasgo volviéndose hacia Thorin -. ¡Nada bueno, podría asegrurarlo! ¡Espiar los asuntos privados de mi gentes, supongo! ¡Ladrones, no me sorprendería saber lo que sois! ¡Asesinos y amigos de los elfos, sin duda alguna!

“Sobre la colina y bajo la colina” EL HOBBIT. J.R.R. Tolkien

Aquí se ha hablado largo y tendido del estereotipo archivero-bibliotecario. Estas Navidades vamos a ahondar un poco más en el mismo pero en clave de fantasía épica medieval de J.R.R. Tolkien.

El documentalista enredado trató ya en profundidad del archivero gondoriano y de los negligentes estado de conservación y régimen de consulta del Archivo Real. Nosotros nos vamos a ocupar ahora brevemente del pequeño y deforme escriba trasgo recientemente visto en la primera parte de la película El Hobbit: Un viaje inesperado de Peter Jackson.

Pongámonos en situación. La compañía del mago Gandalf el Gris, el hobbit Bilbo Bolsón y la docena de aguerridos enanos de Thorin Escudo de Roble han sido atrapados y llevados ante el Gran Trasgo de las Montañas Nubladas. Pero hete aquí que, ni corto ni perezoso, Peter Jackson se saca de la manga a un horrendo y servicial cronista goblin de atrofiadas patejas que, como se verá en el film, ni mucho menos le impedirán desplazarse a gran velocidad con su codex (imaginamos que compilado en la lengua negra de Mordor) por la laberíntica red de túneles y cavernas del Reino Trasgo (algo que, no me digáis por qué, me trae a la memoria el sistema robotizado de cierta biblioteca).

Goblin Scribe
Escriba trasgo. Extraída de SIBLEY, Brian “El hobbit: Un viaje inesperado. Guía oficial de la película”. Minotauro, 2012.
escriba lego
“El escriba es un deforme y minúsculo trasgo que se sienta encaramado al trono del Rey y anota los terribles sucesos que tienen lugar en la corte”.
Más información en la página oficial de Lego

Este pequeño post me sirve de aperitivo-prefacio para el siguiente, que estará dedicado en exclusiva a los manuscritos originales de las obras de John Ronald Reuel Tolkien, y que publicaremos en breve.